Distancia

En la mente no hay distancias, todo está cerca, por eso hay que crearlas

-¿Qué te pasa?

-No sé,  creo que M. y yo nos vamos a separar, todo son peleas y malentendidos, pero en realidad no pasa nada, no tenemos ningún problema, no lo veo claro … tampoco estoy bien en el trabajo, no sé lo que está pasando, no sé lo que me pasa

-Ven, mira este cuadro, ¿Qué ves?

-Veo colores, es como un cuadro abstracto.


-Vale, ahora da unos pasos atrás ¿Ya ves algo?

-Veo como un animal, la luna y parece que hay alguien en el suelo. Es como si un perro lamiese a alguien o se lo está comiendo. Es un poco inquietante.


-Aléjate un poco más.

-Ya lo veo, hay un león mirando, olfateando a una mujer que duerme. Es raro.

Henri Rousseau – La bohémienne endormie – 1897 – MoMA

-El león está cerca, pero no parece que vaya a atacar, es más curiosidad que otra cosa. ¿Te sigue pareciendo inquietante?

-No, ahora que me fijo, parece que los dos están como conectados de alguna manera, o que ella está soñando con el león. Ahora me parece algo bonito.

-Antes te ha parecido inquietante y ahora bonito, ¿Qué ha cambiado?

-Primero pensar que el león es un peligro y luego que es un aliado o un sueño.

-Es la forma de interpretar las cosas lo que te hace sentir bien o mal.

-Ahora que lo dices, me sigue pareciendo inquietante tener un león tan cerca mientras uno está durmiendo, desprotegido.

-Es cierto, pero ahora puedes elegir. Antes sólo podías sentir extrañeza o  inseguridad, ahora puedes sentir tranquilidad, misterio, belleza. En realidad no sabemos lo que está pasando, nos falta información sobre qué está haciendo la mujer allí, y todo eso, pero Ahora puedes elegir.

-Vale, pero no sé qué tiene que ver todo esto con lo que te estaba contando antes de mi pareja y el trabajo.

-Piensa en una situación estresante con tu pareja ¿Qué ves?

-Es confuso, son como manchas de color oscuro y pensamientos y su cara borrosa, lo siento, creo que no se explicarlo.

-No te preocupes, hay gente que ve imágenes nítidas y colores claros, otros solo ven manchas de color más bien oscuro, otros sólo ven palabras que están quietas o se mueven, y hay quien no ve nada, simplemente pueden decir lo que están pensando pero no ven nada. 

-Vale, yo veo colores y frases.

-Lo importante es que lo estás viendo te está estresando, lo estás viendo de cerca. Cuando algo está muy cerca, lo sientes; cuando está a cierta distancia ya lo puedes ver y cuando está más lejos lo puedes comprender. Cuando mirabas de cerca el cuadro de la mujer y el león sólo veías colores, era algo abstracto, no había una historia, sólo emociones, porque cuando no podemos ver algo ni comprender lo que pasa, sólo podemos ver lo que sentimos. Cuando lo único que puedes hacer es sentir eres esclavo de las emociones, sólo puedes reaccionar, explotar, llorar, irte, alegrarte, etc. 

-¿Y qué puedo hacer? Es algo que no puedo evitar. Yo soy así.

-El primer paso es relajarse. Cuando te relajas un poco y calmas la tensión es como alejarte de la situación, como dar unos pasos atrás y tomar distancia de lo que te estresa. Ahora cierra los ojos y respira profundamente, vamos a hacer un poco de relajación … ¿Qué ves ahora?

-Lo sigo viendo, pero es menos estresante.

-Ahora escribe en un papel lo que piensas. Luego intenta ver más allá de lo que normalmente piensas; qué parte es responsabilidad tuya y qué parte es de tu pareja; qué motivos, etc. (trabajan un rato en ello). 

-Ya está. 

-Ahora que lo ves con más distancia ¿Qué ves cuando lo piensas?


¿Quieres saber más?

Saber manejar el concepto de la distancia es una de las claves del bienestar

Desde la distancia todo se ve más pequeño, menos estresante y al estar menos estresados es más fácil comprender. Es un acto mecánico, lo hacemos sin darnos cuenta. Cada vez que hemos comprendido algo en nuestra vida es porque, consciente o inconscientemente, en algún momento nos hemos alejado de la situación. Comprender algo supone alejarse mentalmente para poder ver el conjunto y así tener más información que te ayuda a entender lo que pasa.

La distancia en las relaciones

El tener que pasar mucho tiempo en el mismo espacio ya suele ser motivo de tensiones; a no ser que haya una motivación importante como el amor, el dinero o la diversión el tener que aguantar a diario las mismas quejas, rutinas, olores, ruidos, frases cotidianas, puede resultar abrumador para algunas personas sensibles. Esto es más evidente en aquellas personas que consideran que es deber de la pareja el escucharnos y soportar nuestros agobios y tensiones. Una cosa es compartir lo que nos pasa por dentro y otra es cargar el aire de la habitación todos los días con la misma atmósfera agobiante. Hay que aprender a dejar aire, salir a pasear, reservar amistades para cada uno, no usar a la pareja como tu psicólogo particular, pasar unos días fuera, tomar mini vacaciones de la rutina …

La distancia en los espacios físicos 

Mirar el mar, la montaña, cualquier paisaje (que no incluya un vertedero o algo así), suele resultar relajante, porque es distancia pura . Hay estudios que demuestran que poder ver con frecuencia el azul del cielo es algo que ayuda a vivir más relajados. Aunque no visites montañas ni mares es probable que tengas alguna foto de un paisaje o al menos una ventana que te permita escapar del espacio cerrado de la habitación, algo que genere distancia, espacio, que permita respirar psicológicamente. Nos agobian los espacios cerrados, necesitamos ventanas, cuadros (que son como ventanas con imágenes fijas de otro sitio). Inconscientemente buscamos el fondo de los sitios en los que entramos; al caminar por la calle siempre hay un momento en el que buscamos el final de la calle, el fondo del camino.

Durante millones de años nuestra especie ha vivido al aire libre y nosotros hemos heredado esa necesidad.

Yo no puedo viajar si no es mirando todo el tiempo por la ventanilla.

La cultura es una forma de tomar distancia

Ver películas, leer libros, jugar a videojuegos nos permite disfrutar y sufrir la intensidad de cualquier historia desde la cómoda distancia  que proporciona el saber que no estamos ahí, que en realidad estamos sentados en nuestra casa. La paradoja es que esa música, esa película o libro también nos mete de lleno en la historia, nos permite vivir mil amores, viajar, ser villanos, volar, y luego aterrizar donde estábamos.

El secreto del mindfulness

Cuando concentras la atención en algo estás poniendo distancia a todo lo demás. Es lo que hace el cerebro cuando se concentra en algo, poner todo lo demás en un segundo plano, lo aleja de la consciencia y se centra en lo que importa. El mindfulness y la meditación hacen eso, te llevan a un sitio tranquilo dentro de tu mente, lejos del mundanal ruido.

La maravillosa acción de meditar se basa en la distancia.

 (y en otras cosas, pero eso es tema de otro artículo).

La distancia del dolor

No es el tiempo lo que lo cura todo, hay mucha gente que no cierra nunca sus heridas, es la distancia que el tiempo ayuda a tomar para que aquellos gritos, llantos o susurros tristes dejen de oírse. A las personas que están superando una adicción o un trauma (estrés postraumático por ejemplo) se les recomienda que se alejen del foco original, del sitio y de las personas que suponen un peligro de recaída. En estos casos la distancia cura mucho mejor que el tiempo. 

La mayoría de las terapias psicológicas te ayudan a ver con perspectiva las cosas que piensas y haces. Perspectiva = distancia.

La distancia social

La situación de la pandemia nos obliga a mantener la distancia social. Para muchos es algo muy duro, pero tiene una ventaja: nos hace apreciar y revalorizar el valor que tiene poder estar cerca de alguien; es algo que teníamos tan manido, tan usado, el salir de cañas, a comer en la calle, el estar en compañía de otros que lo habíamos relegado a un segundo plano, dando mucha más importancia a comunicarnos por whatsapp; últimamente no se veían tanto los grupos de amigos por la calle y sí mucha gente a solas con su móvil. Nos obliga a replantearnos el valor de las celebraciones en navidad o los cumpleaños, meros actos repetidos años y años, ahora podríamos reunirnos con más ganas, con más atención y quizás con más respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s